domingo, 6 de julio de 2008

G-8: ¿Los amos del mundo?

El cambio climático, la crisis alimentaria y la economía son los temas que tratan, desde hoy, el Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Italia, Japón, Rusia y los Estados Unidos en la cumbre anual del G8 que se celebra este año en la isla japonesa de Hokkaido.

Ellos, quizá, los amos del mundo, analizarán la política y la economía internacional para aunar criterios que, con carácter global, nos afectan a todos. Sin embargo, las soluciones que aporten serán siempre en función de su propio interés.

El resto, la mayor parte de la población mundial, miraremos desde lejos la escenificación mediática del poder y seguiremos, con impotencia el resultado de estos encuentros a través de los medios de comunicación.

3 comentarios:

Miguel dijo...

Qué curioso! que dos palabras tan parecidas sean tan antagónicas: "amos" y "amor", por un lado el materialismo, la posesión, el individualismo.. y por el otro los sentimientos, la generosidad, el compartir..
No entiendo de política ni de economía internacionales, pero pienso que buscar soluciones a los problemas mundiales tan solo en clave material es un error. Las soluciones empezarán a llegar cuando se tengan en cuenta las necesidades de todo el mundo, cuando se busque unir en lugar de dividir (menos fronteras, menos países, para que vaya desapareciendo el abismo que separa a ricos y pobres, a afortunados y desfavorecidos).
El camino a recorrer es largo, pero los seres humanos ya hemos conseguido ganar algunas batallas. Y en este caso concreto tenemos mucho que ganar y poco que perder (a no ser que seas Bill Gates y Cía).

ana dijo...

Somos marionetas y nos movemos según quieran mover las cuerdas.
Siempre los grandes han manipulado según sus intereses a los más pequeños, y se ha visto a lo largo de la historia y seguirá así.
Tenemos recursos suficientes que bien administrados, permitirían vivir a todos con dignidad y sobretodo tenemos cerebros talentosos que podrían (si los dejan)salvar y proteger nuestro mayor tesoro que es la
Tierra.
Pero la ambición, el poder, el dinero lo derriba absolutamente todo. Y que quieres, seguiremos trabanjando intentando pagar nuestro impuesto y en el anonimato ayudaremos a nuestra madre Tierra .

Miguel dijo...

Seamos optimistas. Convenzámonos de que no todo está perdido.
Echando la vista atrás, pienso que hoy se vive infinitamente mejor que en la Edad Media. Y en la Edad Media se vivía mejor que en la Edad de Piedra.. Lo que pasa es que los seres humanos somos seres insatisfechos por naturaleza (aparte de egoístas) y eso nos lleva a pensar que las cosas aún están peor de lo que estaban, y en realidad no es cierto.
Lo positivo es que cada vez estamos más concienciados de las injusticias que se cometen y cada vez las toleramos menos. Y por ahí es por donde pueden comenzar a producirse cambios positivos.